Nos han presentado de diferentes formas a los ángeles que jamás imagine que podrían ser pelirrojos y usar uniforme. y que su mayor castigo sea ver por la eternidad una película de Nicolas Cage. 

«Bajo la mirada de nadie» es una divertida, fresca y arriesgada serie que relata la historia Uli (Victor Lamoglia), uno de los tantos ángeles de la guarda, o como ellos mismo se denominan «Ángelus» que decide salirse, un tanto, de las reglas celestiales.

Tras romper una a una los reglamentos como Angelus, Ulises conoce a Miriam (Kéfera Buchmann), una chica feminista e idealista, que busca cambiar, en su caso, y de pasos cortos a la humanidad. A su vez estas decisiones involucrará a otros “colegas” y que genera el caos planetario, pero ante todo divertido y que te hace entender que en ocasiones hay que salirse de los parámetros que la sociedad impone.

Una producción original de Netflix Brasil, bajo la dirección de Daniel Rezende, quien estuvo nominado a un Oscar por su brillante trabajo de edición en Ciudad de Dios. 

Lo que me gustó de esta serie además de ser divertida, es que relata una historia que desde el minuto uno te causa interés, a medida que van pasando los capítulos se torna más verosímil, fresca y fantástica. Las actuaciones son muy geniales, cada personaje tiene una historia que va de lo muy santo a conocer lo que es «pecado».

Su duración es corta y pueden verla en un maratón de fin de semana y por ahora cuenta con una primera temporada, su final quedó muy abierto y con muchas interrogantes por resolver, así que es probable que tengamos una segunda temporada. «por favor tío netflix no me dejes con ese mal sabor».

Dejar un comentario