Recuerdo la vez que vi la primera temporada, no tenia muchas opciones así que opte por ver algo que fuera diferente y que muy poco se supiera de ello. Hasta que me tope con el nombre, me cautivo un poco y dije veamos de que va, la termine en la misma semana, y ahora luego de casi dos años Netflix presenta la segunda parte, siendo aún más retorcida. ¡Sigo igual de encantado!.

Un breve resumen de la historia

Es una serie de televisión de origen británico, con tintes de comedia y un drama bastante oscuro, esta basada en la novela gráfica del mismo nombre «The End of the Fucking World» escrita por Charles S. Forsman.  

Resumiendo en breves lineas la primera parte, nos presenta a James(Alex Lawther), un chico que se define a sí mismo como psicópata, y que metió la mano en aceite hirviendo solo para intentar sentir algo, a su vez tenemos a Alyssa (Jessica Barden), la compañera de clase que James quería matar y de la que entre momentos retorcidos, pocos comunes e imaginados, acabó enamorándose.

 

En esta segunda parte nos encontramos con un nuevo personaje Bonnie (Naomi Ackie), silenciosa, retraída y con una gran sed de venganza contra este par. Sumando más drama, misterio y momentos desafortunados. Por otro lado, la historia transcurre dos años después de los sucesos con los que cerró su primera entrega ¡¡VÉANLA!!. Lo que llevaron a la joven pareja a un punto muerto.

 

Se las recomiendo mas que nada porque es una serie con un humor oscuro que te engancha, quiere saber que más pueden hacer por sus vidas este par y las ocurrencias que capitulo tras capitulo se les va presentando.

Esta segunda parte, ya deja a un lado lo que se escribió en la novela original y juega más con la etapa adulta de los personajes. Fue estrenada el pasado 5 de noviembre y la pueden encontrar en la plataforma de Netflix, los capítulos tienen una duración de entre 25 a 20 minutos.

Dejar un comentario